newegg promo code | pencil skirts

¡Y nos fuimos de excursión!

¡Y por fin llegó el gran día! Después de un trimestre larguísimo de mucho esfuerzo y trabajo queríamos dar la bienvenida al verano que ya asoma con una actividad en grupo, así que hace unas semanas planeamos una excursión para hacer todos juntos. El pasado viernes 8 de junio hicimos novillos en Cascajares, cerramos la fábrica de Dueñas , nos montamos en un autobús y nos fuimos todos a Asturias, concretamente a Teverga, para realizar una marcha por la «Senda del Oso» hasta el pueblo de Proaza.

¿Y qué es la Senda del Oso? Es una ruta que discurre por el camino donde antaño circulaba el tren minero que recorría el valle del río Trubia. Este tren se usó únicamente para el transporte de hierro y carbón hasta el año1963, cuando el agotamiento de las minas y su poca rentabilidad económica propiciaron su cierre. Desde entonces se ha convertido en un paraje genial para senderistas y ciclistas.

La excursión comenzó temprano, ¡había que aprovechar el día! A las 8:00 h. habíamos quedado todos en la puerta de la fábrica en Dueñas para montar en el autobús que nos llevaría a Asturias. El plan inicial era tardar, como mucho, tres horas y media en hacer el viaje, pero diversos problemas de «orientación» y GPS alargaron el trayecto hasta las 5 horas. Además el último tramo era de «agarrarse que vienen curvas», nunca mejor dicho, por lo que más de uno bajó un poco «pálido» del autobús, como nuestro compañero de mantenimiento Sergio, que parecía un cadáver. Pero el aire de los Picos de Europa reanima a cualquiera y a la 13:00 comenzamos la marcha. El tiempo nos acompañaba porque hizo un día perfecto para pasear, no hacía ni frío ni mucho calor, por lo que pudimos marchar a buen ritmo disfrutando del maravilloso paisaje como podéis ver algunas de las preciosas fotos que hizo Bea.

Preciosa instantánea de la Senda del Oso en Asturias

Como suele pasar, todos no íbamos al mismo ritmo por lo que se formaron diversos grupos como en una carrera ciclista. Un grupo de escapados impuso un ritmo infernal y aprovecharon su ventaja al finalizar el recorrido para tomarse unas cervezas antes de la comida. El pelotón principal llegó al restaurante en Proaza sobre las 16:00 y los más rezagados lo hicimos unos minutos más tarde, aunque como lo importante era participar hubo sidra para todos en la meta!

Después de una larga caminata nada mejor que un buen pote asturiano para recuperar fuerzas, el cansancio desapareció en 5 minutos y llego el momento de las risas y los chistes. Aprovechamos la ocasión para felicitar a nuestra compañera de administración Silvia Rodríguez, que cumplía 23 primaveras, y lo celebramos dando buena cuenta de un rico arroz con leche. El esfuerzo del día se cobró las primeras víctimas nada más montar en el bus, cuando arrancaron los primeros ronquidos. Era inevitable y poco a poco fuimos cayendo casi todos en los brazos de Morfeo y casi sin darnos cuenta estábamos llegando a Dueñas sobre las 21:30 de la noche. Había sido un viernes muy largo pero había merecido la pena para desconectar del día a día y poder compartir con nuestros compañeros unas risas fuera de la fábrica ¡Punto y final para una jornada laboral «diferente» que repetiremos seguro!